Esta disciplina va haciéndose cada vez más popular por unir las posturas del yoga, con la acrobacia y los masajes tailandeses que se realizan en equipo. No importa el peso, contextura, ni edad. ¡Todos lo pueden realizar!

Por: Susan Ccari Bustinza

Fotografía: Abel Cáceres

Es más que sabido que el yoga es una de las disciplinas más completas, porque ejercita el cuerpo, mente y alma. Es sabido también que el yoga busca una comunicación interpersonal por medio del silencio y la meditación.

Sin embargo casi desde comienzos de este nuevo milenio, esta disciplina ha tenido una transformación al fusionarse con otras dos técnicas: la acrobacia y el masaje tailandés. Y se le conoció como acroyoga. Esta no tan novata especialidad ofrece los mismos beneficios del yoga, pero con la excepción de que no solo la realiza una persona, sino que aquí predomina la comunicación y la confianza en parejas y hasta en grupos de 3 o más personas.

Los miembros del equipo cumplen las funciones de base (sostiene a su compañero con la fuerza de sus piernas y en ocasiones también con los brazos), volador (prácticamente vuela, realiza las acrobacias) y cuidador (no hace falta describir su función ¿verdad?).

 

 

¿Tu peso? Bah…eso no importa

Jimena, miembro de la Comunidad “Acroyoga Arequipa” nos dice que practicarlo es encontrar la conciencia corporal y es más fácil de lo que parece. No importa en absoluto si es que estás pasadito de peso, o si eres muy joven o muy viejo. Cualquiera puede realizarlo.

Respecto a la última frase del párrafo anterior, es cierto; todos lo pueden practicar; pero esto no significa que en tu primera vez te avientes a realizar las posturas más complejas, esas dejémoslas para los más expertos y para cuándo tú ya tengas el dominio completo, física y mentalmente.

Para los principiantes hay posturas especiales, que les ayudan a ingresar a este mundo. No importa si eres la base, el volador o el cuidador. Todos los roles son igual de importantes, todos exigen la misma concentración, y sobre todo comunicación.

Ventajas

Los beneficios que te ofrece son muchos:

Te relajan.

Te dan confianza.

Encuentras equilibrio en tu vida.

Fomentan la concentración.

Trabajas en equipo.

Vences miedos.

Conservas tu salud física, mental y espiritual.

Recibes masajes reconstructivos (terapéuticos).

Reduces el estrés.

Y muchos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te gustaría recibir las notificaciones  de Revista AQP,

con las ultimas noticias.