Home / Belleza  / Cálculos renales: síntomas, causas y tratamiento

Cálculos renales: síntomas, causas y tratamiento

Los cálculos renales son depósitos duros de minerales y sales que se forman dentro de los riñones. Estos tienen muchas causas y pueden afectar cualquier parte de las vías urinarias, desde los riñones hasta la vejiga. En general, los cálculos se forman cuando la orina se concentra, lo que permite que los minerales se cristalicen y se unan.

Expulsar los cálculos renales puede ser bastante doloroso, pero, en general, los cálculos no producen daños permanentes si se los identifica de forma oportuna. Según sea el caso, es posible que solo tengas que tomar analgésicos y mucha agua para expulsar un cálculo renal.

En otros casos por ejemplo, si los cálculos se alojan en las vías urinarias, están relacionados con una infección urinaria o causan complicaciones, es posible que se necesite una cirugía.

Ver también: Tratamiento de los cálculos biliares

Síntomas

Un cálculo renal puede no causar síntomas hasta que comienza a desplazarse por el riñón o hasta que pasa por el uréter (el tubo que conecta el riñón y la vejiga). En ese momento, se puede presentar los siguientes signos y síntomas:

  • Fuertes dolores a los lados y en la parte posterior, debajo de las costillas.
  • Dolor que se extiende hacia la parte inferior del abdomen y hacia la ingle.
  • Dolor que viene en oleadas y cuya intensidad fluctúa.
  • Fuerte dolor al orinar.
  • Orina de color rosa, rojo o marrón.
  • Orina turbia o con olor desagradable.
  • Náuseas y vómitos.
  • Necesidad constante de orinar y micciones más frecuentes de lo usual.
  • Fiebre y escalofríos si existe una infección.
  • Micciones en pequeñas cantidades.

El dolor causado por un cálculo renal puede cambiar (por ejemplo, puede trasladarse a una ubicación diferente, o su intensidad puede aumentar) a medida que se desplaza a través de las vías urinarias.

Causas

Los cálculos renales se producen cuando la cantidad de sustancias que forman cristales, como el calcio, el oxalato y el ácido úrico en la orina es mayor de la que pueden diluir los líquidos presentes en esta.

Al mismo tiempo, la orina puede carecer de sustancias que impidan que los cristales se adhieran unos a otros. Esto crea un entorno ideal para la formación de cálculos renales.

Las principales causas son  los factores alimentarios, las altas dosis de vitamina D y algunos trastornos metabólicos pueden aumentar la concentración de calcio u oxalato en la orina.

Cálculos de calcio

La mayoría de los cálculos renales son cálculos de calcio, por lo general, en forma de oxalato de calcio. Esta es una sustancia que se encuentra en los alimentos de forma natural, y también la produce el hígado a diario.

  • Algunas frutas y vegetales, así como las nueces y el chocolate, tienen un alto contenido de oxalato.

Cálculos de estruvita

Estos se forman en respuesta a agentes extraños, como la infección de las vías urinarias. Estos cálculos pueden crecer rápidamente y volverse bastante grandes.

en ocasiones pueden presentar muy pocos síntomas o pequeñas advertencias.

Cálculos de ácido úrico

Estos se pueden formar en personas que no ingieren la suficiente cantidad de líquidos o que pierden mucho líquido. También en aquellas que consumen una dieta alta en proteínas o aquellas que tienen gota.

Asimismo, hay algunos factores genéticos que también pueden aumentar el riesgo de padecer cálculos de ácido úrico.

Factores de riesgo

Factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir cálculos renales sino le prestamos la atención necesaria o pasamos por desapercibidos.  

  • Deshidratación. No ingerir la suficiente cantidad agua todos los días puede aumentar el riesgo de tener cálculos renales. Las personas que viven en climas cálidos y que transpiran mucho pueden presentar un riesgo mayor que otras personas.
  • Ser obeso. Un índice de masa corporal alto, un perímetro de la cintura ancho y el aumento de peso se pueden asociar con un incremento del riesgo de tener cálculos renales.
  • Algunas dietas. Llevar una dieta rica en proteínas, sal y azúcar puede aumentar el riesgo de tener algunos tipos de cálculos renales. Esto es más común en aquellas dietas ricas en sodio.

El exceso de sal en la dieta incrementa la cantidad de calcio que el riñón tiene que filtrar y aumenta, de manera importante, el riesgo de tener cálculos renales.

Remedios naturales para combatir los cálculos renales

1. Agua y limón

Esta fruta se ha utilizado por mucho tiempo como remedio tradicional para los cálculos renales. Esto se debe a la presencia de ácido cítrico, un químico que evita la formación de cálculos renales a base de calcio.

El ácido cítrico también puede romper pequeñas piedras, lo que les permite pasar más fácilmente.

Ingredientes

  • El jugo de 2 limones
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Vertemos el zumo de 2 limones en una taza de agua y revolvemos.
  • Se recomienda tomar este jugo 2 veces al día, todos los días, para darle un paso más suave a estas dolorosas piedras.

2. Vinagre de sidra de manzana y agua

Como el limón, el vinagre de sidra de manzana contiene ácido cítrico. Además de vaciar los riñones, este remedio puede ayudarnos a aliviar el dolor causado por estas piedras.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de sidra de manzana (30 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Mezcla ambos ingredientes e ingiere cuando presentes dolor en los riñones.
  • Lo más recomendable es tomarlo 2 veces por semana.

3. Jugo de apio

El apio es una de las mejores verduras para deshacerse de los cálculos renales. Gracias a sus propiedades antiespasmódicas ayuda a depurar las toxinas que pueden contribuir a la formación de cálculos renales.

El jugo de apio también ayuda a eliminar los cálculos que se presentan en los riñones, ya que, al aumentar el volumen de orina, facilita el proceso de expulsión.

Ingredientes

  • 2 ramas de apio 
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • En una licuadora pondremos las 2 ramas de apio y las 2 tazas de agua y procesaremos durante 3 o 4 minutos.
  • Sin colar, vertemos a un vaso e ingerimos.
  • Es importante tomar 2 veces al día este jugo. Para las personas que padecen de esta patología, se recomienda convertir este jugo en un hábito diario.
Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Te gustaría recibir las notificaciones  de Revista AQP,

con las ultimas noticias.