Home / Lifestyle  / Diversión  / La mujer del escenario

La mujer del escenario

Actuar es una de las cosas que más le apasiona hacer. La actriz arequipeña  Doris Guillén Delgado abre los telones de su vida para revelarnos el guión de su esencia profesional en los escenarios y la pantalla grande.

Por Susan Ccari Bustinza

Fotografía Víctor Ticona y Alfredo Agüero Ormaeche para CAFÉ con LECHE Fotografía.

“una a una parecen más reales.Siente y lánzalo”, le dice la actriz  a su  compañero   que  personifica  a Perseo, mientras  ella le mira directamente  a  los  ojos,  como intentando darle  un poco del  sentimiento  que  ella siente. Ella en ese momento es Medusa, y al joven actor parece costarle expresar aquella  palabra “perdóname”  con  sinceridad. La escena se repite una y otra vez al igual  que las oraciones ya memorizadas  a la perfección; cada  una de ellas es dicha con más intensidad que la anterior,  cada  una con más sentimiento,

El joven es Perseo, el hombre que fue en busca  de la mujer condenada a llevar de por  vida serpientes por  cabellos.  Ella es Medusa, la gorgona a quien no puedes ver a los ojos porque te convertirá en una estatua de piedra. Están ensayando en una pequeña sala, que en ese momento no  cuenta con  más de 4 espectadores. Ambos  actores están    tratando de ser dos  personajes de la mitología  griega. Esta es una versión  distinta. La gorgona es más humana que monstruo.

Aquella  actriz tiene  por  nombre Doris Guillén Delgado, en  su mirada  refleja la experiencia adquirida en la tarima y en su vida cotidiana.

 

 

En escena

Su trayectoria es larga en el mundo de la actuación. Se ha interesado en  el teatro desde que tiene  memoria. A sus cortos

8 años, pisó por primera vez el escenario del  Teatro Municipal. Allí experimentó la sensación gratificante de recibir los aplausos del público después de haber escenificado el Príncipe feliz de Óscar Wilde. En su debut estuvo acompañada del  icono del teatro  arequipeño Mario Azálgara. Desde ese  entonces ha  estado metida por  interés  propio en  toda  obra  teatral que le fuera  posible. Desde ya era  una persona decidida a ir donde su corazón le pedía. Y su corazón  latía de emoción cuando actuaba. Por eso  no hubo nada ni nadie que la haga cambiar de opinión. Ni  bien   terminó   el  colegio,  decidió acudir   a  talleres   de  actuación, hasta el momento todo lo había  aprendido como  autodidacta. Después de  eso el guión  de su vida como actriz se iba

escribiendo a pocos. Hacía viajes a Lima, dónde el teatro  tiene  más auge. Aprendió, y  desarrolló lo  aprendido. Se memorizó los guiones de “Las muje- res de Shakespeare”, “Los guiñaperos”, “Te  juro  Juana   que te tengo ganas”, “Ramona”, “Edith Piaf”, “Paradero final”, “Divorciadas,  evangélicas y vegetaria- nas”…, actuó  en teatros  y festivales are- quipeños y de otras ciudades del Perú.

 

Salto a la pantalla grande

La actriz no  solo  ha  sido  participe de papeles teatrales.   Ha  participado dos veces de  la  industria   cinematográfi- ca arequipeña. Su debut en  la pantalla grande lo hizo interpretando un papel secundario el 2006  en La Prueba, pelí- cula dirigida por Judith Veléz.

Seis años más tarde volvía al cine esta vez de la mano de Miguel Barreda Delgado en Ana de los Ángeles,  largometraje en el que interpretó al personaje principal. Actuación  que la llevó a ser nominada en la categoría Mejor Actriz/Actor prota- gonista del  V Festival Internacional de Cine Católico, Mirabile Dictu (traducido del latín como Maravilla para compartir). Pero  el Pez de Plata, también conocido como el Óscar  del  cine  católico,  se  lo llevó la actriz británica Juliet Stevenson, por  personificar a la madre Teresa de Calcuta en The Letters.

 

El personaje perfecto

Guillén nos revela que ha recibido pro- puestas para  hacer  nuevos papeles en el cine; no nos dice cuales  son; pero sí que  aun  los está  evaluando. Comenta que no  le importa mucho si es que su personaje es o no  el principal.  Lo que evalúa son las características  del  personaje,  para  saber  si lo podrá escenificar sin problemas a futuro.

Ella es todos sus personajes, todos sus personajes tienen una parte de ella. Ha hecho de una mujer modesta, en Divor- ciadas, evangélicas, y vegetarianas, y fá- cilmente ha podido pasar a hacer  a una sensual mujer llamada Medusa.

Ama  interpretar  todos  los  papeles que escenifica,   pero el  que más  le apasiona es  el  que realiza cada  día, el  de ser  madre de  dos   pequeñas Luciana  (13) y Ariana (8), con  las que descubrió además su faceta de narra- dora  de cuentos infantiles.

Un espacio  para el teatro

Considera que el teatro  en  Arequipa se encuentra en ascenso, a pesar  que no existen muchos espacios llamados propiamente  salas  de teatro.   Como una  muestra de lo  que dice está  el centro cultural Artescénica, fue  crea- do   hace 10  años  por   un  grupo de actores y promotores culturales  en cabezado por  Doris Guillén y Andrés Luque que decidieron juntarse  y dar un lugar al arte arequipeño.

Hoy   el  mencionado  centro  cultural está conformado por 20 personas que ofrecen y enseñan puestas en escena, danza,  ballet y más.

El objetivo es que el arte siga creciendo.  Que  los arequipeños sepan que en  su  ciudad se  hace teatro.   Como parte de ello  es  traer  a reconocidos actores de Lima como Sergio Galliani, Leonardo Torres Vilar, Alberto  Ísola y entre otros,  para  que estos  impartan talleres de actuación.

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Te gustaría recibir las notificaciones  de Revista AQP,

con las ultimas noticias.