Home / Lifestyle  / Gastronomia

El helado es uno de los postres más deliciosos y populares en el mundo de la repostería. Por ello, hemos decido enseñarte a preparar helado casero forma rápida y sencilla para que puedas disfrutarlo junto a tu familia.

El origen del helado es un poco incierto, pues unos dicen que fueron los persas al dominar la técnica de almacenar el hielo durante el verano y que de allí probaron distintas recetas como el pudín de arroz que podían guardar en sus refrigeradores llamados Yakhdan.

Otros dicen que se originó en Macedonia por el Rey Alejandro Magno, y el emperador romano Nerón, pues tendían a enfriar sus jugos de frutas y vinos con nieve o hielo de las montañas. Y así como estos mitos sobre el origen de este postre, hay muchísimos más, especialmente en países como China o Italia.

El ajo es una especie de gran valor en el mundo culinario. Su uso para elaborar diferentes platos está muy extendido. El sabor y aroma del ajo realza el gusto de verduras, vegetales, hongos y carnes. Tener a mano una buena salsa de ajillo puede ser el mejor secreto para destacar en la cocina.

Preparar una salsa de ajillo básica es muy sencillo. Solo se debe contar con aceite de oliva (125 mL), perejil (25 g) y ajo (2 dientes). Seguidamente, se precisa mezclar en la licuadora listo para usar. Lo mejor es que se puede conservar en un frasco de vidrio dentro del refrigerador.

Puede usarse cruda como aderezo para ensaladas, sobre pan e incluso galletas saladas. Igualmente, se puede emplear para marinar pescados, carnes rojas, cerdo, pollo, conejo y otras proteínas, para luego llevarlas a cocción.

Las actividades en compañía son muy satisfactorias y nos brindan momentos de gracia y alegría que, luego, se convertirán en anécdotas muy gratas. Por esta razón, no está de más darles una oportunidad a las recetas para hacer con los niños.

Diviértete con tus hijos un rato. Las siguientes recetas no toman más de 20- 30 minutos en prepararse. Con esto, estarás introduciendo a los más pequeños al fascinante mundo de la cocina.

Rebozados y fritos son exquisitos, pero quien se quiera lucir con un plato aromático y suculento, debería optar por calamares guisados. El sabor que le aporta el sofrito, las especias y el adobo seco convierte esta elaboración en un bocado delicioso.

Quien tenga la habilidad para limpiarlos, puede comprar calamares enteros, de lo contrario sencillamente pueden pedirse troceados en la pescadería. Lo importante es no privarse del sabor y textura de estos mariscos.

Una de sus más grandes virtudes, es que tienen poco desperdicio; en la mayoría de los guisos se aprovecha la tinta, las patas y los tentáculos. Es un ingrediente muy interesante para la cocina.

Lo principal es no abusar de la cocción, para que no se endurezcan o se pongan con un efecto de goma. Si se quieren ablandar rápidamente, se aconseja sumergir en leche dos horas antes de la cocción. Por último, y lo más importante, no ingerir los que tengan más de tres meses en el congelador.

A la hora de cocinar los calamares, pueden tener dos cocciones. Es decir, se puede hacer un cocinado muy rápido (por ejemplo a la plancha). En el caso de que estén al fuego un momento, ya tendrán que cocer durante el tiempo recomendado, para quedar blandos.

Sin importar la experiencia que se tenga para la cocina, las recetas de calamares son un delicioso bocado, y además saludable. Su aporte nutritivo es rico en proteínas y minerales como el hierro, el yodo y el fósforo. Además, aporta omega-3 y es bajo en calorías.

EL HOMBRE QUE QUIERE ADELGAZAR UNA CIUDAD Por: Susan Ccari Bustinza Fotografía: Photolife Studios Arequipa  (Adrianne Marroquín) Maquillaje y Peinado: Mónica Parillo Este empresario dedicado a la estética y al cuidado nutricional, nos revelará la clave de su éxito profesional y parte de la trayectoria que lo convirtió en

READ MORE

Te gustaría recibir las notificaciones  de Revista AQP,

con las ultimas noticias.