Home / Belleza  / Tratamientos naturales para aliviar los síntomas de la leishmaniasis

Tratamientos naturales para aliviar los síntomas de la leishmaniasis

La leishmaniasis es una enfermedad parasitaria diseminada causada por la picadura de un mosquito infectado.La leishmaniasis es habitual en zonas tropicales y subtropicales. Existen varias formas distintas de esta misma. Las más comunes son la cutánea y la visceral.

El tipo cutáneo causa llagas en la piel. El tipo visceral afecta los órganos internos, tales como el bazo, el hígado y la médula ósea. Las personas con esta enfermedad suelen tener fiebre, pérdida de peso y aumento de tamaño del bazo y el hígado.

En este artículo te enseñaremos lo que necesitas saber sobre esta patología, sus causas, síntomas y tratamiento. También te brindaremos alternativas naturales para tratar los síntomas que aparecen junto con la leishmaniasis.

Tratamiento de la leishmaniasis

El tratamiento de esta enfermedad debe realizarse bajo control médico. Se utilizan los antimoniales pentavalentes, como el estibogluconato sódico o el antimoniato de meglumina, que se administran por vía intravenosa o intramuscular en dosis única diaria.

Síntomas de la leishmaniasis

Entre los síntomas más comunes d esta enfermedad encontramos:

  • Dificultad para respirar y para deglutir.
  • Úlceras y desgaste en la boca, la lengua, las encías, los labios, la nariz y el tabique nasal.
  • Congestión nasal, rinorrea y hemorragia nasal.
  • Llagas en la piel, propensas a convertirse en úlceras, que se curan muy lentamente.
  • Los adultos generalmente presentan fiebre, que dura entre dos semanas y dos meses, acompañada de fatiga y debilidad, que aumenta a medida que avanza la enfermedad, y pérdida del apetito.

Lee también: Leishmaniasis cutánea

Tratamientos naturales para aliviar los síntomas que acompañan la leishmaniasis

1. Jengibre, miel y limón para controlar la tos

El jugo de limón contiene ácido ascórbico o vitamina C. Este favorece la función inmunitaria. Si la tos es causada por un virus o una bacteria, ayudará a tu cuerpo a combatir la infección. El ácido en el jugo también ayuda a limpiar la flema en la garganta, que puede contribuir a la tos.

La miel también actúa como un antibiótico tópico y puede ayudar a neutralizar las bacterias en la garganta, como de la faringitis y bronquitis, que pueden contribuir a la expectoración.

La raíz del jengibre se utiliza principalmente para las náuseas y es un conocido remedio herbal para el mareo. Reduce la inflamación y es muy eficaz contra la tos.

Ingredientes

  • 1 raíz de jengibre rallada (15 g)
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g)
  • El zumo de 1 limón (15 ml)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calentamos el agua y agregamos la raíz de jengibre.
  • Cuando esté hirviendo bajamos el fuego, añadimos el zumo de 1 limón y dejamos por 2 minutos.

2. Bicarbonato de sodio para las úlceras y desgastes bucales

Las propiedades antimicrobianas, antibacterianas y antisépticas del bicarbonato son ideales para matar las bacterias. También elimina los gérmenes que ocasionan infecciones bucales. Favorece el equilibrio de los niveles de pH de nuestra boca, refrescando el aliento y alejando el dolor.

Es un agente alcalinizante que estabiliza el nivel ácido y alcalino de la boca. Reduce la capacidad de las bacterias para hacer contacto con las glándulas salivales y evitar la infección. Al aplicarse en el área afectada actúa como una capa protectora y aleja los irritantes externos. 

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (250 ml)
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio (3 g)

Preparación

  • Añadiremos el bicarbonato en el vaso de agua y mezclaremos bien para compactar los dos ingredientes.
  • Finalmente, haremos gárgaras 3 veces al día.

3. Hojas de eucalipto para aliviar la congestión nasal

La congestión nasal se produce cuando las fosas nasales se obstruyen de mucosidad dificultando la respiración. Aunque es una condición generalmente transitoria que no es grave, puede resultar muy molesta especialmente para los niños.

El principal síntoma de la congestión nasal es la mucosidad, que puede ser densa o acuosa y caer de la nariz por inercia propia (lo que se conoce como “goteo”).

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de eucalipto (15 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Llevamos el agua a ebullición y añadimos las hojas de eucalipto.
  • Esperamos hasta que esté hirviendo y apagamos.
  • Vertemos a otro recipiente, e inhalamos el vapor por el mayor tiempo posible.

4. Manzanilla y tomillo para bajar la fiebre

Al combinar las propiedades del tomillo con flores de manzanilla podemos obtener un remedio antibiótico y antiinflamatorio que facilita el tratamiento de las infecciones relacionadas con la fiebre y la fatiga. 

Sus nutrientes sobreponen las pérdidas que se sufren con la sudoración y, por si fuera poco, ayudan a evitar la deshidratación.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de tomillo (3 g)
  • ½ cucharadita de manzanilla (3 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calentamos el agua junto con el tomillo y la manzanilla.
  • Esperamos hasta que hierva, apagamos y dejamos reposar 5 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, colamos, vertemos a una taza e ingerimos.

Ver también: 13 razones para usar jengibre a diario

5. Té de canela para abrir el apetito

La canela tiene un sabor delicioso. Además, si se toma durante el desayuno un té de esta misma, nos ayudará a abrir nuestro apetito durante la hora de la comida.

Ingredientes

  • 1 ramita de canela o 1 cucharadita de canela en polvo (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Pondremos a hervir una taza de agua junto con 1 ramita de canela o canela en polvo.
  • Cuando esté hirviendo apagamos, vertemos a una taza e ingerimos.
Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT

Te gustaría recibir las notificaciones  de Revista AQP,

con las ultimas noticias.